Cultura

“El fotógrafo encuentra en Triana un espectáculo visual único”

triana londres

David Izquierdo Arispón (cosecha de la Triana de 1981) es un fotógrafo enamorado de lo que Triana tiene que decir al curioso que se acerca a ella a través del objetivo. Este fotógrafo nacido entre fábricas de loza y los aromas vivos de los puestos del Mercado de Triana, lleva del 11 de mayo al 6 de julio las esencias del arrabal hasta la Spanish House de Londres. Allí expondrá algunas de sus instantáneas retratando los rincones del barrio y los caminos que conducen a él.

Bajo el nombre de David Izkierdo, serán seis las fotografías que cuelguen de las paredes del centro cultural español en la capital británica en la muestra ‘Fotografía Urbana, un cuento de cinco ciudades’. En esta exposición, busca mostrar y manifestar una visión diferente de mi ciudad, de mi barrio y su cultura. Hemos charlado con él sobre su infancia y su dinastía arraigada en las calles más auténticas del arrabal y sobre su obra fotográfica. Puedes ver más fotos suyas en su web.

Pregunta. Ante la exposición en Londres en la que llevas a Sevilla y en especial a Triana como fuente de inspiración, ¿En qué momento vital te encuentras?

Respuesta. Tengo 36 años, soy aquí de Triana y por diferentes circunstancias he tenido que venirme a vivir al Aljarafe. Me he dedicado a diferentes ramas del área de la imagen y el sonido, he estado trabajando como técnico en eventos, incluso trabajando en Gran Canaria, haciendo grabaciones de maquetas, directos… Pero lo he complementado con la imagen y el diseño, y el contacto como técnico con diferentes artistas me ha servido para ampliar mi trabajo como fotógrafo haciendo sesiones con músicos y diseño de discos.

P. Al haber pasado buena parte de tu vida en Triana, ¿Cómo es tu relación con el barrio?

R. Triana para mi es una fuente de inspiración dentro de mi trabajo más personal. Toda mi familia es de Triana, yo he nacido en la calle Alfarería y mis abuelos vivían en Pagés del Corro al lado del bar Kika. Mis abuelos por parte de madre tenían una tienda de ultramarinos en el Mercado de Triana que se llamaba Ultramarinos Arispón –y otra en la calle Pureza, al lado de la Casa de las Columnas-, y los mejores recuerdos de mi vida son en Triana. Me fui de Triana a los 18 años a vivir al Aljarafe, volvía a Triana con el paso del tiempo y regresé de nuevo al Aljarafe. Y Triana para mí representa los mejores momentos, sobre todo la zona de la calle Alfarería y la calle Covadonga, que siempre han sido una fuente de búsqueda a la hora de hacer fotografías de lugares y espacios que me digan algo a nivel personal. Es algo muy emocional y personal lo que tengo con el barrio.

triana londres 2

P. ¿Cómo es Triana como escenario para hacer fotografías?

R. Triana en ese aspecto es única. Cualquiera que llega a Triana para darse una vuelta, bien sea un turista o un fotógrafo profesional o amateur, encuentra en Triana un espectáculo visual único. No solo por sus calles y sus vistas, sino también por su arquitectura, por su gente y por todo lo que la rodea.

P. ¿Y qué le ofrece a un fotógrafo un espacio como el arrabal?

R. El arrabal para mí es un rememorar una parte de mi infancia. Es entrar allí y todo es dinamismo y alegría. Y para cualquier fotógrafo eso es muy atractivo para hacer fotos. Para mí es volver a ir al Mercado de Triana de la mano con mis padres de pequeño. Intento buscar fotos diferentes de mi barrio y, en concreto, una de las fotos que expongo en Londres que se llama ‘El Mercado de la Fantasía’ refleja todo eso.

P. ¿Qué tiene precisamente esa foto que expones en Londres? ¿Qué cuentas con ella o que quieres que le transmita a los que la vean?

triana londres 3R. En estas seis fotografías que expongo en Londres, la mitad son en la propia Triana y la otra mitad llegando al barrio, ya que aprovecho las circunstancias laborales o las visitas para tomar fotos, y luego hago una selección. Intento evitar la fotografía arquitectónica y de edificios conocidos y busco esa parte emocional, que transmite estados de ánimos, espacios íntimos en cada captura, el aislamiento y la relación de las personas y los elementos de su entorno. Busco ese componente conceptual y emocional que la foto arquitectónica, porque cuando hago ese tipo de fotos también estoy buscando respuestas y volviendo a las calles en las que jugaba.

P. En ciudades como Sevilla o en barrios tan turísticos como Triana, en los que a veces puede abusarse de los clichés o se corre el riesgo de convertirlos en lugares pensados más para el turismo que para el residente… ¿Qué pervive de lo auténtico en las calles del arrabal?

R. Con el paso de los años hay una evolución en todos los barrios y ciudades. En el caso de Triana, es cierto que se va perdiendo un poco la esencia del barrio, también con la partida de la gente que ya no vive allí, como es mi caso, en el que han tenido que irse a vivir a la periferia. Sí que se pierde en ese sentido parte de la esencia del barrio, pero pervive en la gente que aún reside allí y que son de toda la vida de Triana.

P. ¿Siguen vivas sus esencias?

R. Cuando hablamos del arrabal, estamos hablando del ADN puro de Triana, que por mucha evolución que haya, la esencia siempre queda. También esa esencia está en uno mismo, en el recuerdo de los que hemos vivido en ella y de nuestras vivencias en sus calles.

Miguel Pérez Martín

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X