Semana Santa

El polémico vídeo quitando vallas a la entrada de la Esperanza

desafio cecop esperanza

Un vídeo en el que se muestra a personas que esperaban para ver la entrada de la Esperanza de Triana el pasado sábado quitando las vallas colocadas por el Cecop abre el debate sobre la seguridad de la Semana Santa. Y sobre el papel de los asistentes a la hora de respetar las medidas de seguridad.  

La salida extraordinaria de la Esperanza de Triana supuso un hito en los que a salidas extraordinarias se refiere. Cientos de miles de personas acompañaron a lo largo de todo el recorrido a la dolorosa de la calle Pureza. La seguridad coordinada de Seguridad con el Ayuntamiento de Sevilla dio una imagen reforzada y profesional de cómo gestionar un gran evento multitudinario en plena calle.

Sin embargo, mientras la muchedumbre aguardaba el pasado sábado la entrada de la Virgen de la Esperanza en la Capilla de los Marineros, esa misma muchedumbre decidió trasladar por los aires las vallas que protegían la calle Pureza para que el transcurso de la cofradía fuera lo más seguro posible.

En el vídeo se ve como una serie de personas apostadas en la fachada de la Capilla de los Marineros quitan las vallas de seguridad colocadas por la policía y las trasladas de mano a mano hasta la puerta de la capilla. Según algunos testigos, esto se hizo para que la gente se acercara más a la propia capilla de cara a la entrada de la Esperanza.

Aquí se abre el debate sobre la seguridad y sobre el respeto a las medidas tomadas por consistorio y fuerzas de seguridad para garantizar la integridad de los asistentes a las procesiones. Mientras algunos lo ven como una decisión del pueblo para poder ver más de cerca a la virgen, la mayoría considera una temeridad actos como este en los que se pasa por encima de las normas para poder acercarse más al palio.

No sucedió nada. No hubo conflictos ni problemas de seguridad, gracias en parte al trabajo de la policía para acotar determinadas zonas y vallar preventivamente zonas como el Altozano, incluso prohibiendo el servicio de los bares mientras duraba la aglomeración y el paso del cortejo.

¿Es racional que se ignoren las medidas de seguridad en casos de procesiones extraordinarias en la calle en las que la garantía de la seguridad del público es compleja? ¿Se puede pasar por encima de la policía solo por ver el palio más de cerca? La polémica está servida.

R.T.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X