Semana Santa

El Simpecado de Triana vuelve a casa

simpecado de triana 2 portada

Parece mentira que haga ya más de nueve meses desde que el Simpecado de Triana partiera de su capilla camino de una intensa restauración. Ayer por la noche, el simpecado ya estaba en casa y se presentaron cómo han sido los trabajo para devolverle el esplendor.

simpecado de triana 2Con la coordinación del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, el simpecado llegó en julio del año pasado al taller de Luis Miguel Garduño. Allí comenzaron los trabajos en los que esta obra del bordado y la talla de 1936, cuyo autor es el arquitecto regionalista Ignacio Gómez Millán.

El bordado estaba muy deteriorado y, en especial, las columnas salomónicas, la paloma y la corona. Por ello, Garduño no solo se ha dedicado a darle esplendor y reponer el terciopelo verde sobre el que está bordado, sino que también ha repuesto elementos como las borlas o los racimos de uvas que penden de la parte inferior de la obra.

De la talla de la Virgen del Rocío que preside el simpecado se ha encargado la restauradora Fuensanta de la Paz. Es la parte más singular de la obra, ya que en su época fue todo un avance que se incorporara una pequeña escultura en el simpecado. Obra de Castillo Lastrucci, la restauradora se ha encargado de limpiarla y de mejorar su soporte para que sea más fácil vestirla.

Una novedad y un secreto

Como novedad, tras esta presentación se ha podido ver el simpecado sin todas las joyas y añadidos que los devotos han ido regalando a la hermandad y se han ido añadiendo al mismo con el paso de los años. Así, tal y como lo concibió Gómez Millán y lo vieron aquellos rocieros de Triana del 36, será como haga el camino este año hasta la aldea de El Rocío. Tras la romería y una vez de vuelta a Triana, será cuando vuelvan a colocársele con cuidado las joyas que ahora están a buen recaudo.

Otra curiosidad es que en su interior se ha hallado durante la restauración un documento de 1936 firmado por la mujer que ocupaba el cargo de la mayordomía de la hermandad en aquel año. En él, se cuentan detalles de la España convulsa de aquel año, se habla del presidente Manuel Azaña y del entusiasmo del taller de Caro por ejecutar una pieza como el simpecado de la Hermandad de Triana.

R.T.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X