Cultura

La bailaora María Pagés, Medalla de la Ciudad de Sevilla

Las Medallas de Sevilla que concede cada año el Ayuntamiento de Sevilla tendrán sabor trianero y flamenco. La bailaora María Pagés, hija del arrabal de Triana, recibirá esta distinción de cara al próximo día de San Fernando. Un reconocimiento a una carrera de esfuerzo, innovación y genio para mostrar todas las aristas del arte flamenco. La propuesta será llevada este viernes al pleno para su aprobación definitiva.

Por lo general, y más allá del distrito, serán distinguidos: el pediatra Ignacio Gómez Terreros como Hijo Predilecto, la abogada Aurora León como Hija Adoptiva, el cantante Alejandro Sanz como Hijo Adoptivo; además de medallas para el pintor Juan Valdés, la Hermandad de la Sed, la Universidad Pablo de Olavide o la arqueóloga Myriam Seco, entre muchos otros.

Méritos de María Pagés

María Jesús Pagés Madrigal, conocida como María Pagés, reconoce que es adicta a su trabajo y que esta adicción es un privilegio porque su trabajo supone convivir con la creación. Esta artista encarna en la actualidad una de las cumbres del flamenco en España, tanto como coreógrafa como bailaora. Comenzó a bailar desde muy pequeña a pesar de que en su familia no existían antecedentes en el flamenco. Su padre era natural de Ibiza y su abuela era catalana.

A los quince años se trasladó a la Escuela del Ballet Nacional, y a partir de los veinte, recorrió el mundo con giras que la llevaron desde la URSS a Japón. Su carrera la inicia en la Compañía de Antonio Gades, a quien considera su maestro indiscutible. En esta Compañía interviene en obras como Carmen y Bodas de Sangre. Fue, además, primera bailarina de la Compañía de Mario Maya, del Ballet de Rafael Aguilar y del Ballet de María Rosa.

En 1990 crea su propia Compañía y, desde entonces, ha estado presente en los mejores y más prestigiosos escenarios del mundo. Ha producido casi una veintena de espectáculos. Entre los últimos, cabe mencionar ‘La alegría de los niños’ (2013), ‘Siete golpes y un camino’ (2014), ‘Yo, Carmen’ (2014), ‘No dejes que termine el día’ (2015), ‘Rostros’ (2016) y ‘Óyeme con los ojos’ (2017).

‘Riverdance. The Show’, ‘Ilusiones FM’ -con guion y dirección de José María Sánchez, creado para el Ballet Nacional de España-, la actuación de inauguración en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Salamanca en la que incluyó el estreno de una coreografía sobre un poema de José Saramago, ‘Ergo uma rosa’, su paso por el Baryshnikov Arts Center de Nueva York, la concepción y dirección de la Gala Inaugural de la Presidencia Española de la Unión Europea en el Teatro Real de Madrid, junto con el estreno en el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer de Asturias de ‘Utopía’, inspirado en la obra del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer por el que recibiría el Premio del Público del Festival de Jerez 2012, forman parte destacada de su currículum de éxitos.

Tras el accidente nuclear en la central de Fukushima, María Pagés, acompañada por su marido El Arbi, hicieron una gira por Japón. Para su actuación abrieron un teatro próximo a la central nuclear. Entre los reconocimientos obtenidos durante su carrera profesional destacan el Premio Nacional de Danza, el Léonide Massine y el Premio Cultura de la Comunidad de Madrid. Además, obtuvo ocho Premios Giraldillo de la Bienal de Arte Flamenco de Sevilla. Y en 2014 se le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Un año después, Santiago de Chile reconoció uno de sus espectáculos como el mejor de la Danza Internacional.

Si hay algo que pueda definir la singularidad creativa poliédrica de María Pagés, es su arraigado sentido ético de la cultura. Ella crea porque está convencida de que el arte lleva en su esencia, un profundo compromiso con la vida y con la memoria. María está convencida de que el diálogo y el intercambio enriquecen el arte y favorecen una mayor comprensión entre los seres humanos.

A través de su Compañía y de la Asociación Arte y Dignidad en Acción desarrolla una labor social y solidaria en beneficio de personas y colectivos en situación de vulnerabilidad, en hospitales infantiles, centros de acogida para mujeres maltratadas, centros de discapacidad, etc. A esta labor se suma una dedicación continua a la formación en universidades, colegios y teatros. María Pagés, artista y creadora que transforma el suelo que pisa. En palabras de José Saramago “Ni el aire ni la tierra son iguales después de que María Pagés haya bailado”.

Por todo ello, por su visión moderna del flamenco que hinca sus tacones en la tradición, por crear arte, por su compromiso con la vida, con la cultura y con la diversidad, y por su ejemplo solidario con los que menos oportunidades tienen, Sevilla concede a María Pagés la Medalla de la Ciudad.

R.T.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X