Actualidad

Los vecinos de Triana Norte alertan del peligro de una ‘burbuja turística’

Paseamos por la calle San Jacinto, por Betis, Pagés del Corro, Ronda de Triana… Paseamos por Triana y es obvio que el crecimiento del turismo en nuestro barrio es enorme, al igual que en toda la ciudad de Sevilla. Sin duda, un turismo que poco a poco se está convirtiendo en el motor económico de nuestra ciudad, pero que también implica una serie de problemas como los que ahora denuncia la Asociación de Vecinos de Triana Norte.

En una carta carta que han remitido a esta página web, alerta de una ‘burbuja turística’ que amenaza con acabar con la identidad del arrabal, en peligro por las franquicias que siguen llenando nuestras calles y por los pisos de alquiler turístico que están provocando el encarecimiento de los alquileres y el éxodo de muchos trianeros a otras zonas de la ciudad. La denuncia, al completo, invita a reflexionar y pide medidas, expresando lo siguiente:

Solo hace falta dar un paseo por Triana para ver la gran cantidad de viviendas en construcción que existen: Pagés del Corro, Alfarería, Castilla… Y no olvidemos el solar del cuartel de la Guardia Civil, la antigua Cava Vieja, la Cava de los Civiles, donde reclamábamos desde la Asociación Vecinal Triana Norte que se construyera un espacio cultural de dimensiones adecuadas a la población existente y del que Triana adolece, que también ha sido comprado recientemente. Y no se trata de viviendas sociales, ya que son de coste muy elevado. Por tanto, nos preguntamos, ¿quién compra estos solares y quién posteriormente compra las viviendas? Y, ¿para qué?

Sabemos que hay empresas, muchas de ellas extranjeras, que se dedican a comprar para luego alquilar los llamados pisos turísticos, que hacen la competencia a los hoteles y que, en la mayoría de los casos, ni siquiera están declarados como tal, con lo cual solo sirven para enriquecer a empresarios que luego sabemos cómo contratan a los trabajadores y trabajadoras del sector.

De momento esta situación está produciendo dos efectos en nuestro barrio. El primero es la subida de los alquileres, y el segundo es que ya empiezan a darse problemas en algunas comunidades de propietarios donde hay pisos que se alquilan a turistas. Y es que convivir gente trabajadora con personas que vienen a divertirse, con intereses y horarios que nada tienen que ver, puede resultar complicado.

Por otra parte, y lo más importante desde nuestro punto de vista, es que lo que pueden ofrecer Triana a las personas que vienen de fuera, y que la hace diferente a otros barrios de Sevilla, es el propio barrio, su gente, sus tiendas y sus bares de toda la vida, su forma de vivir, de relacionarse… Pero esto cada vez se cuida menos desde las administraciones. Los comercios están desapareciendo y en su lugar aparecen bares, normalmente franquicias, o ‘centros culturales’, idénticos a los que existen en cualquier otro lugar o ciudad, con nombres tan trianeros como ‘The Good Burger’ o ‘City Expert’… Y esto puede llevar a que se pierda la identidad del barrio, con lo cual a lo mejor vienen muchos turistas, pero puede propiciar que se vayan, como ocurrió en los años 60 y 90, muchos trianeros, y entonces ya poco se podrá ofrecer de su esencia, en todo caso una postal de lo que fue.

Por todo esto, desde la Asociación queremos que se reflexione sobre la existencia de una nueva burbuja, esta vez turística, que también puede explotar, y por eso pedimos que se cuide a los habitantes del barrio, que se ponga en valor la estética de sus establecimientos, sus referencias históricas en las calles, que se realce lo que existe de antiguo y se cree lo que es inherente al mismo, por ejemplo, una Escuela taller de Cerámica o una Peña Flamenca, donde se pueda escuchar cante por derecho. Esto es lo que, desde nuestro entender, significa querer a nuestro barrio. Y que todo ello, la autenticidad de Triana, se ofrezca a quienes vengan de fuera, pero estando atentos a que no se anule la esencia de lo que siempre ha sido.

Por eso pedimos a las administraciones competentes que se establezcan normativas que sirvan para acotar el número de franquicias, el número de viviendas turísticas, así como la legalidad de las mismas, en definitiva que se den los pasos necesarios para favorecer un turismo controlado y sostenible.

 

1 Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X