Semana Santa

Rodríguez Vicente: “Queremos que lo destinado a Caridad se incremente un 50% en tres años”

Juan Antonio Rodríguez Vicente aspira a convertirse el próximo miércoles en el Hermano Mayor de la Esperanza de Triana. Fue mayordomo y diputado mayor de gobierno de la junta que coronó a la Virgen de la Esperanza, consiliario en otra etapa, y desde 2009 es secretario del Centro de Apoyo Infantil de la corporación, que acaba de estrenar unas nuevas instalaciones en la calle Pagés del Corro.

Pregunta. Hay mucha atención a niños y jóvenes en su programa, propuestas concretas como el coro de niños o convivencias. ¿Están ahora mismo los jóvenes despegados de la hermandad o no se les presta suficiente atención?

Respuesta. No creo que estén despegados, lo que pasa es que el grupo joven está dividido en varias partes: los acólitos, el equipo de priostía… Lo que quiero es agruparlos y que cada uno vaya trabajando en la parte de la hermandad que más le guste.

P. Habla también de integrar en la masa general de hermanos a las bandas y cuadrillas. Muchas veces las vemos como un mundo aparte.

R. Nosotros intentamos integrar a los máximos dentro de la hermandad.  Aunque pertenezcan a colectivos muy dispares, lo que queremos es que se integren en la vida de la hermandad. Que el hermano sea el centro de la vida de la hermandad.

P. Uno de los pilares de su candidatura es la Caridad, y habla de que las acciones de caridad sean ajustadas a las posibilidades que tiene la hermandad. ¿Significa que la hermandad está haciendo menos de lo que puede?

R. No, la hermandad en Caridad siempre ha sido muy generosa. Pero uno de nuestros proyectos en la caridad es subir la aportación en un 50% en los próximos tres años. Quizá en años anteriores por motivos obvios de economía de la hermandad eso no ha sido posible. Pero creemos que ahora se puede y nos vamos a volcar en ese tema.

P. ¿En qué se puede mejorar?

R. Hay dos cosas. El Centro de Apoyo Infantil, que se acaba de inaugurar su nueva sede. Al no estar dentro de la casa hermandad, el centro va a necesitar una subvención mayor de la hermandad porque va a tener unos gastos que antes no tenía. Y por otro lado, queremos impulsar la Bolsa de Caridad tradicional con otros temas como pueden ser una pastoral sanitaria, una pastoral penitenciaria o atender a los hermanos veteranos que no puedan venir a los cultos, y que los Voluntarios de la Esperanza los puedan recoger para que asistan y luego llevarlos de nuevo a casa.

P. ¿Debe estar la hermandad más cerca de los más necesitados, sobre todo de los de su barrio?

R. La hermandad siempre tiene que estar muy cerca de todos los que necesiten de la hermandad, sean hermanos o no hermanos. Uno de los pilares de la hermandad es la Caridad y ahí tenemos que estar abiertos a todos. Y cuanto más cerca estemos del problema, muchísimo mejor.

P. Habla de un plan de comunicación nuevo para informar de todo lo que pase en la hermandad, llevar los cultos a todos a través de streaming o redes… Da la sensación a veces de que, sobre todo en el caso de redes sociales, la comunicación no es muy fluida. ¿Qué propone?

R. Vamos a intentar incrementar la información a través de las redes sociales y con una información diaria si puede ser. Aparte, aunque ya se ha hecho otras veces, queremos retransmitir los cultos a través de nuestros perfiles. Esa retransmisión me dicen que es cara, pero vamos a estudiarlo porque cultos como el triduo, el quinario o el besamanos de la Virgen deberían poder verse a través de nuestras redes sociales.

P. Plantea una regulación en determinados grupos como costaleros o acólitos. ¿En qué va a consistir esa regulación?

R. Se trata de reglamentar la vida de la hermandad. Pensamos hacer un reglamento de elecciones, que nos parece fundamental, lo que implicaría quizá una modificación parcial de reglas. Hay un reglamento de costaleros, que nos queremos reunir con los capataces y con la cuadrilla y ver si es mejorable. Hacer un reglamento de acólitos, otro para la juventud… y llevarlo a cabildo, que creemos que es donde tienen que aprobarse.

P. Propone que todos los nazarenos pudieran salir en la Madrugá de la Capilla de los Marineros. ¿Es viable? ¿Y hay algún planteamiento respecto al número de nazarenos?

R. En cuanto al número de nazarenos, nada. Eso tendría que ser un organismo superior a la hermandad la que tendría que decirlo. Y además estoy en contra totalmente de que haya un tope de nazarenos. Lo de salir de la capilla es un compromiso, hemos hecho un estudio y es completamente viable. Los nazarenos que no puedan formar dentro de la capilla, que seguirán formando en Santa Ana o en la Casa de las Columnas, lo que si les aseguramos es que van a poder pasar por la capilla, poder mirar a su Cristo y a su Virgen y hacer una última oración antes de comenzar la estación de penitencia.

P. Quiere acotar determinadas zonas a la entrada de la cofradía para los niños que realizan la estación de penitencia y los mayores. Teniendo en cuenta los aforamientos que se han puesto en marcha la calle Pureza por la saturación de público, ¿no va a ser muy complicado?

R. Pienso que no. La idea es aforar un sitio para nuestros hermanos más veteranos para que puedan ver entrar a su hermandad porque no pueden físicamente esperar una hora y media o dos horas de pie en ningún punto del recorrido. Y creemos que hay un sitio lógico a la izquierda de la puerta de la capilla, donde está la tienda, que se podría aforar sin problemas y poner sillas que se pedirían previa solicitud a la hermandad.

P. En cuanto a la Estación de Penitencia, el otro candidato dice que el cortejo en algunos momentos pierde la dignidad en la calle. ¿Qué se puede hacer?

R. La estación de penitencia es un problema que sobrepasa a la Esperanza de Triana. Creo que las seis hermandades de la Madrugada se tienen que sentar con ánimo generoso y con realidad y enfocar una nueva Madrugada. Lo que sí es cierto es que la dignidad de los nazarenos de mi hermandad queda un poco en entredicho. Porque si hay que colocar a los hermanos de tres o de cuatro con los cirios apagados para poder cumplir un horario y para darle paso a otra hermandad para que pueda ir de vuelta, no es muy digno para el nazareno. Tienen que ser las seis hermandades las que se sienten tranquilamente y seamos todos generosos, porque todos vamos a tener que ceder. Sentarnos todos y ceder todos.

P. Hay un tema recurrente que sale siempre: las bandas. En el caso de la banda que acompaña a la Virgen de la Esperanza, ¿Se va a continuar con Cigarreras? ¿Hay intención de que vuelva Santa Ana de Dos Hermanas? ¿Habrá una tercera opción?

R. El compromiso que hemos adquirido con los hermanos es que, si salimos elegidos, vamos a formar una comisión musical en la que estarán hermanos que entienden de Música y hermanos que conozcan muy bien la idiosincrasia y la manera de andar de nuestros pasos. Y será esa comisión la que decida qué banda es la que conviene que acompañe al palio de Nuestra Señora de la Esperanza. Y ahí entrará Cigarreras, Santa Ana y cualquier otra banda que la comisión musical decida. Y será esa comisión la que lleve a la junta de gobierno su opción.

P. Todo lo que organiza la Esperanza en la calle se pone a reventar. No sé si ese bullicio tiene espejo de puertas para adentro. En su programa hablaba de la formación, ¿hace falta seguir formando para que el movimiento que se ve en la calle sea igual en el interior?

R. En la calle hay muchos hermanos, pero también muchos que no son hermanos. La hermandad se tiene que dedicar exclusivamente a los hermanos, y esa formación se va a hacer a través de la escuela de teología, que va a acoger toda la formación de niños, jóvenes, matrimonios, hombres, mujeres… Comprendemos que en un traslado haya muchísima gente, pero entendemos que nos tenemos que dedicar a los hermanos. Eso sí, si logramos atraer a los que no lo son y que participen de esta formación, pues muchísimo mejor.

P. Integra en su candidatura a una cara conocida, Francisco Rivera. A la hora de formar tu candidatura es una baza o de puertas para adentro es un hermano y devoto más de la Esperanza y allí no hay diferencias?

R. Francisco Rivera es un devoto y hermano desde su nacimiento. Su abuelo fue hermano mayor, su padre salió muchos años con nosotros de nazareno y Francisco ya ha sido miembro de junta anteriormente. Hace cuatro años se presentó a Hermano Mayor y ahora, por decisión propia, viene en nuestra candidatura. Pero como hermano, es un hermano más de la Esperanza de Triana.

P. En la presentación de su candidatura en Santa Ana, pedía que en el mes que faltaba hasta las elecciones hubiera conciliación y buen clima. ¿Hay tensiones en la hermandad o era solo de manera preventiva?

R. Cuando hay dos candidaturas, siempre puede haber tensiones. Pero yo lo único que pedía es que, hasta el día de las votaciones, fueran unos días de hermandad. Que cada hermano se informara perfectamente de los proyectos, que se reuniera con las personas que creyera oportuno y que libremente eligiera qué candidatura cree mejor para su hermandad. Y que votara. Pero cuando hay dos candidaturas siempre hay pequeños roces, y esperamos que no vayan a más. Ha sido una campaña relativamente tranquila.

P. La presencia de las mujeres en los puestos de responsabilidad de una empresa, una candidatura o una hermandad es un tema fundamental en nuestros días. En su candidatura lleva dos de diecinueve, mientras que el otro candidato lleva cuatro. ¿Cuál va a ser el papel de la hermana en tu proyecto?

R. Llevo dos mujeres porque me parecen dos personas super válidas. Estoy muy satisfecho con la junta que he formado para la candidatura. Y el papel de estas dos hermanas va a ser tremendamente importante, como el del resto de los miembros que forman la candidatura. Una persona va en Bolsa de Caridad, a la que le damos una importancia tremenda; y la otra va como consiliaria, porque quiero que sea la persona que aglutine los coros y que lleve el tema de las relaciones con los niños y su orientación dentro de la hermandad. Pero su labor va a ser igual de importante o más que la de los otros 17 que forman la candidatura.

P. Para todo lo que propone, parece que se pueda quedar pequeña la sede de la calle Pureza. ¿Se plantea algún tipo de movimiento si fuera necesario?

R. No, hace unos años terminamos la nueva casa hermandad y la ampliación de la capilla, y ahora mismo nuestra sede es la calle Pureza. Pero la hermandad nunca va a renunciar a salir de Pureza si lo necesita para seguir creciendo, aunque eso ahora no es planteable. Pero que eso no es idea mía ni de la junta, sino que cuando se produzca el hecho, se decidirá.

P. ¿Se puede mejorar la relación con el resto de hermandades y parroquias de Triana para fomentar el trabajo en equipo?

R. Ya hay cosas que se hacen en equipo con las otras hermandades, como charlas o conferencias. Lo que queremos es establecer una relación fluida con Santa Ana, que es nuestra parroquia, y desde la Parroquia será desde la que nos tendrán que decir si hay que tener relaciones con otras parroquias de Triana, y no habrá problema ninguno.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X