SS-Estrenos

Una mujer a la batuta para hacer Historia en La Estrella y El Cachorro

Amadora Mercado tiene solo 25 años, pero su juventud no importa cuando se pone a los mandos de la gran Banda de La Oliva de Salteras, una de las mejores que se escuchan en la Semana Santa de Sevilla. Natural de Bailén, se estrena en la Semana Mayor y pondrá música a los palios de la Virgen de La Estrella y la Virgen del Patrocinio. Es la primera primera mujer en siglos de historia que dirigirá una banda por las calles de Sevilla en Semana Santa. Hemos hablado con ella.

¿Habías formado parte de La Oliva o llegaste nueva?

No, yo no formaba parte, sí había tenido contacto con ellos. En octubre de 2017 se hizo un curso de dirección y yo asistí como alumna. Pero resulta que ese curso era también concurso, y lo gané. Al mes siguiente, me invitaron a dirigir el concierto de Santa Cecilia. Y después llegaron las entrevistas y me informaron de que había sido la elegida. Yo estaba estudiando Dirección de Orquesta en el Conservatorio Superior de Málaga. Cinco días antes de terminar la carrera, salió el nombramiento como directora.

¿Cómo viviste llegar a una formación centenaria con una trayectoria como la de La Oliva?

Sabía el potencial que tenían y había disfrutado de trabajar con ellos antes, así que la alegría de formar parte de su proyecto fue mayor todavía.

Según tengo entendido, eres la primera mujer que dirige una banda en Semana Santa por las calles de Sevilla .

Eso parece, que soy la primera en la Historia de la Semana Santa de Sevilla que pasa por Campana. Me dijeron que en 400 años soy la primera mujer, pero siempre hay una primera vez para todo.

¿Hay mujeres de talento para ocupar más puestos en la dirección de bandas?

Por supuesto que hay mujeres capacitadas, tanto mujeres como hombres. El hecho de que no salga a la luz es, primero, por una cuestión histórica o antropológica, porque no es la música o la dirección de orquesta, sino que en cualquier sitio donde haya un directivo o una persona que mande siempre ha estado destinado a un hombre. En algunas profesiones llega antes y en otras después, pero eso no significa que antes no hubiera mujeres capacitadas para hacerlo.

Quizá era porque no se les había dado su lugar.

Exactamente. Porque también hemos vivido en una sociedad machista, por así decirlo, y las cosas están cambiando claramente. ¿Queda mucho que recorrer? Pues sí, pero se están viendo cambios.

Como la pregonera, este año serás pionera. Y con la responsabilidad de abrir camino para las mujeres que están por venir en la dirección de bandas.

Sí, es un poco ser pionera. Nunca he sentido la necesidad de tener la confianza por parte de las agrupaciones por el hecho de ser mujer. Eso no me afecta. Yo he llegado a una banda, sobre todo como directora invitada, y nunca me han puesto problemas por ser mujer. Y a mis compañeras creo que tampoco, pero simplemente hay más hombres porque hay un porcentaje mayor de hombres que se dedican a esto.

Este año te veremos con La Oliva tras el palio de La Estrella y de la Virgen del Patrocinio. Tu estreno oficial en Triana fue en el traslado de los titulares del Domingo de Ramos de Santa Ana a su capilla. ¿Cómo fue?

Con La Estrella me tuve que perder la Función Principal porque tenía una entrevista de radio. El subdirector hizo la función y yo el traslado. Y como todo en lo que me estoy estrenando, fue algo muy emotivo. Era la primera vez que hacía algo en el barrio. Y pasear por todas esas calles, descubrir todos esos rincones de los que todo el mundo habla y llegar a una San Jacinto con tanta gente, sí que fue muy emocionante.

¿Cómo es el trabajo diario con la banda?

Ensayamos dos días a la semana, martes y jueves. Principalmente nos centramos en lo que tenemos próximamente, y desde que acabó el verano y ha sido un no parar. El trabajo con ellos es muy ameno, aunque les meto mucha caña, se dejan llevar. Y creo que hemos encontrado la unión entre lo que yo les doy y lo que ellos me dan.

¿Cómo imprimes tu sello en una formación centenaria con una forma de trabajar definida?

Lo tenía claro desde el principio. Son conocidos por tocar muy fuerte, que no está mal, pero bajo mi criterio yo prefería algo más controlado. Y sobre todo quería llevar la música a su extremo y que ellos pudieran disfrutarla siendo detallistas y cuidadosos. Ellos han tocado siempre muy bien, pero creo que nadie tiene un techo del que no pueda pasar.

¿También has imprimido tu sello en la elección del repertorio? ¿Qué novedades tendremos este año?

Nos encargamos del repertorio de Semana Santa entre el subdirector y yo. Este año el principal cambio ha sido añadir lo que hemos trabajado en el disco que acabamos de sacar, ‘Crucifixus’. Hemos quitado unas pocas que tocábamos menos para incluir este nuevo repertorio, aunque no hemos podido añadir mucho más porque nuestro repertorio ya era bastante amplio.

¿Cómo es el clima de puerta para dentro en La Oliva de Salteras?

Genial desde el primer momento, son gente muy cercana, muy familiar. Yo que soy de fuera, que no conocía a nadie, me sentí desde el primer momento como parte de ellos. En los ensayos nunca falta ese humor sevillano, y estoy muy contenta con ellos.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X