Actualidad

Una nueva franquicia pone la soga al cuello a lo tradicional en Triana

“Lo que puede ofrecer Triana a las personas que vienen de fuera, y que la hace diferente a otros barrios de Sevilla, es el propio barrio, su gente, sus tiendas y sus bares de toda la vida, su forma de vivir, de relacionarse… Pero esto cada vez se cuida menos desde las administraciones. Los comercios están desapareciendo y en su lugar aparecen bares, normalmente franquicias, y esto puede llevar a que se pierda la identidad del barrio”.

Es un pequeño fragmento de la denuncia que hacía hace un mes la Asociación de Vecinos de Triana Norte, avisaban de la masificación del turismo, de la perdida de identidad, del descuido a la esencia de Triana… Y una nueva apertura no hace más que darles la razón y hacer, si cabe, más válida su denuncia.

Y es que en plena calle Pagés del Corro, a escasos metros de la zona peatonal de San Jacinto, las clásicas puntas de solomillo de Las Golondrinas tendrán que convivir a escasos metros con las hamburguesas más internacionales debido a la apertura de un nuevo Burger King. Concretamente, el nuevo local se sitúa en lo que era la mítica Ferretería Roju, situándose por tanto a pocos pasos de otra franquicia que apenas lleva unos meses funcionando, el ‘The Good Burger’ de calle San Jacinto.

Sin obviar el crecimiento económico que supone para el barrio y los puestos de empleo que crea, la apertura de una nueva franquicia en el arrabal viene a demostrar la despreocupación de las administraciones por las tradiciones de Triana, que poco a poco se pierden… ¿Acaso puede algún bar de tapas tradicional competir con una gran cadena de comida rápida? ¿Es posible que una pequeña tienda de alimentación sobreviva a la apertura de un supermercado?

“Pedimos que se cuide a los habitantes del barrio, que se ponga en valor la estética de sus establecimientos, sus referencias históricas en las calles, que se realce lo que existe de antiguo (…) Que se establezcan normativas que sirvan para acotar el número de franquicias, el número de viviendas turísticas, así como la legalidad de las mismas, en definitiva que se den los pasos necesarios para favorecer un turismo controlado y sostenible”. La petición estaba ahí, el problema existe, pero la solución no llega.

R.T.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X