Cientos de sevillanos se rinden al Corpus de Triana

Afluencia masiva en una jornada festiva a la que no le ha faltado un detalle. Es el mejor resumen que se puede hacer de una mañana de domingo en la que el Corpus Chico ha llenado de color las calles del arrabal.

Y es que apenas marcaba el reloj las 09:00 de la mañana cuando se iniciaba la Función Principal en honor al Santísimo Sacramento en una Parroquia de Santa Ana donde no cabía un alfiler, y a cuyas puertas ya se concentraban cientos de fieles. Los mismos que a medida que avanzaba la mañana se multiplicaron para acompañar por cada rincón, en cada esquina, al Niño Jesús, Santa Justa y Rufina, La Pura y Limpia y San Juan Evangelista, además de la Custodia con Su Divina Majestad.

Al ritmo de la música, llenó Rodrigo de Triana, San Jacinto, Pureza… dejando atrás imponentes altares, balcones engalanados, hasta volver de nuevo a una Plazuela de Santa Ana donde los sentimientos estaban a flor de piel. Allí, en torno a las 12 de la mañana, la Custodia cerraba el día con sus fieles rezando al unísono mientras, poco a poco, paso a paso, se despedía de Triana hasta el año que viene.

Ya dentro de su Parroquia, música de cámara, rezos, alguna lágrima, mucho sentimiento… Un broche de oro a un junio especial en el arrabal.

R.T.

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana