De bar en bar y tiro porque me toca

Calle San Jacinto
Calle San Jacinto

De nuevo, y ya no sé cuántas veces me he encontrado con la misma situación, la calle San Jacinto está en obras para la apertura de -¡oh, sorpresa!- un bar en esta calle que complemente a los incontables locales de hostelería que ya existen en la zona.

Pero lo hiriente no es que durante semanas se esté amargando el paseo a muchos trianeros, ni el hecho de que realmente no se vaya a reflejar para nada en el empleo, ni siquiera la realidad de que una zona más de San Jacinto se llenará de mesas en la puerta evidenciando que el único objetivo de la peatonalización era sacar tajada de las licencias de veladores. No, lo más hiriente es que a otros vecinos que en su día apostaron por abrir un bar en el barrio no hace mucho -y sé de primera mano de lo que hablo- se les negó la apertura al encontrarse la zona masificada de negocios de restauración…

Entonces, ¿por qué ahora sí?; ¿por qué hace apenas tres meses se abrió un San Eloy en la esquina de San Jacinto con Alfarería si era zona masificada? Todavía peor, ¿por qué ahora se da una nueva licencia para lo que parece va a ser una cervecería ‘Sureña’? La respuesta, imagino, será el dinero, que como siempre queda en manos de unos pocos.

Las leyes están para cumplirlas, pero que las cumplan todos. Poderoso es Don Dinero, y se ve que a la hora de abrir negocios en Triana, y seguro que también en Sevilla, conseguir las licencias depende únicamente de los ceros que tenga en la cuenta del banco el empresario de turno… 

Anónimo

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana