DJ Kilian: “En Boss Light cada tema se convertía en himno y esa magia la da el barrio”

Dj Kilian - Boss Light

¿Recordáis la época de Boss Light? Kilian Domínguez, más conocido por muchos trianeros como DJ Kilian, ha vuelto a Triana para rememorar una etapa que marcó la adolescencia de jóvenes de toda Andalucía y parte de España. Diez años después, el artista que puso a Triana a bailar break en la mítica sala de la calle Betis, nos desvela las claves de aquel movimiento, nos habla de su discográfica Intensa Music y de sus proyectos actuales.

– ¿Qué significa Triana para ti, tanto a nivel profesional como personal?

– Tengo contacto desde muy joven, especialmente cuando empecé a pinchar en Boss Light. Es un barrio con las tradiciones y la decoración de la Sevilla antigua y eso a mí me vuelve loco. Vengo casi todos los domingos y me encanta tomarme algo al lado del río. Cuando recibo a alguien de fuera lo primero que hago es traerlo a Triana.

– Fuiste parte importante de una época muy interesante desde el punto de vista musical y cultural para el barrio, la ciudad, Andalucía e incluso España. Eran unos años (2003-2008) en los que estaba en pleno apogeo el “movimiento cani”, que fue unido a un fenómeno musical muy fuerte y original, con sello propio. Recuerdo que en Triana se empezaba a escuchar el primer reggaeton, que por entonces acababa de llegar al país. También apareció y pegó muy fuerte entre los adolescentes y jóvenes del barrio el hip hop flamenco con artistas locales (Haze, Junior…). Y, cómo no, ese break sevillano que marcó profundamente a esta generación (DJ Varo, DJ Karpin, DJ Kilian, DJ Necro…).

– Lo bueno de esa época es que escuchaban break tanto canis como pijos. Había dos bandos claramente divididos, casi como sectas (ríe). Se creaba incluso una guerrilla por internet. Es la única parte que no me gusta de esta etapa porque yo no me identifico con ninguno de los dos grupos. Simplemente me gustaba la música. Esa batalla es la culpable de que el breakbeat muriera. Llegó un punto en el que el empresario cogió un colador y relacionó el break con los canis, dejó a los pijos arriba… Al breakbeat se lo han cargado los empresarios de la noche.

– ¿Y qué recuerdos tienes de esos años a nivel cultural? ¿Cómo los viviste desde tu posición?

– Era muy bonito. Por entonces era difícil encontrar música. Salían temas casi por semana y se creaba un tráfico de música a través de Emule, Messenger… Escuchabas una canción en Boss y la buscabas al día siguiente. Preguntabas a tus amigos a ver qué tema era y si lo tenían. Cuando lo encontrabas, decías: “voy a tu casa para que me lo pases”. Eso era maravilloso. Hoy en día es tan fácil conseguir música que se ha perdido su valor y la gente ya no va a las discotecas a escucharla, sino porque es el sitio de moda o por el “postureo”. Dj Kilian - Boss Light 3

– ¿Qué supuso para esta escena musical la Boss Light? ¿Y para ti? Aquellos himnos de la discoteca o pinchar delante de mil personas todos los fines de semana, botando con tus temas…

– Fue cumplir mi sueño. Siempre quise pinchar delante de muchas personas, algo que ahora es más fácil porque compras una mesa de mezclas en cualquier lado y el ordenador lo hace todo solo. En esa época aprendí la psicología con el público y a saber marcar el ritmo de la fiesta. La primera vez que sentí eso fue en Boss Light.

– ¿Podemos hablar de un “break trianero”?

– Siempre he hablado del “breakbeat andaluz”, un break melódico, aunque fuese muy diferente el que se escuchaba en Córdoba del que sonaba en Málaga, por ejemplo. Fue en Boss Ligt cuando prácticamente cada tema se convertía en un himno y esa magia te la da el barrio. De hecho, la gente me asocia siempre con la etapa Boss Light-Triana mucho más que con Apandau o Premium.

– ¿Por qué triunfaba esta música entre un público “light”, llamémosle adolescente, y no había sesiones del mismo tipo para mayores de 18 años?

– La gente que iba a las light lo hacía con mentalidad de disfrutar y saltar. En una discoteca light te dejaban hacer eso. En mis sesiones actuales suelo meter en la parte final remembers de breakbeat retro durante la última hora y tienen mucho éxito. Esos niños que por entonces me seguían y ahora son mayores empiezan a meter botes y piensan: “no me puedo resistir porque esto lo he vivido”. He pinchado en bodas de gente que se conoció en la época de Boss y lo que querían era que sonaran esos temas.

– ¿Cómo era la vida de un DJ que fue clave en este movimiento y además lo vivió muy joven, aproximadamente con la misma edad de sus seguidores de la disco light?

– No era consciente de lo que estaba ocurriendo a mi alrededor. Producía temas simplemente porque me gustaban y luego alucinaba con la reacción de la gente cuando los pinchaba. Empezaron a pedirme fotos y no lo comprendía muy bien. En Boss Light se llegaban a montar colas en la cabina. Me di cuenta ya fuera de Sevilla cuando me llamaron para pinchar con gente del panorama break que admiraba, como DJ Kultür, Anushka, Mr Fli…

– Se ve claramente que lo que hiciste durante esos años te ha marcado como persona y artista. Le das a esa etapa el valor que merece. De hecho, sigues haciendo “Fiestas Remember” donde pinchas los temas que sonaban por entonces en Boss Light, Apandau, Premium…

– En zonas de Andalucía especialmente. Por ejemplo, en Bilbao me atreví a poner este tipo de temas y fue impresionante la respuesta del público, lo que quiere decir que en su época les llegaron. No ocurre lo mismo en todas partes de España.

Dj Kilian - Boss Light 2
DJ Kilian pinchando en Boss Light hace 10 años

– ¿Cuáles han sido tus inspiraciones musicales?

– Me llegó muy fuerte lo que se pinchaba en la discoteca Radical de Madrid, con artistas como DJ Nano o DJ Marta. Tenía discos originales que no sabía ni como habían llegado a mis manos. Eran temas melódicos pero con el ritmo del bakalao, no con el compás del break. DJ Lampy era otro de mis referentes, que hacía la música en directo en sus actuaciones. De otros estilos musicales, el hip hop y el heavy metal. Por eso me gusta Prodigy. Tiene la esencia del heavy, del hip hop y del breakbeat.

– Sigues unido personal y profesionalmente a DJ Varo…

– Nuestra relación empezó porque me agregó al Messenger. Él escuchaba música mía y yo suya pero no nos conocíamos en persona. Lo curioso es que vivía justo al lado de mi casa. Veíamos que funcionaba cada vez que hacíamos algo juntos y cuando percibimos que este movimiento que se mantenía por las discos light comenzó a decaer, pensamos: “queremos que esto siga”. De ahí salió la idea de los volúmenes “Breakbeat Will Never Die”, que fueron un éxito. Actualmente, Álvaro Guerra y yo somos propietarios del sello discográfico digital Intensa Music y se ha creado un colectivo de DJs, cantantes, artistas…

– Háblanos de Intensa Music. Acabáis de sacar disco.

– Cada año sacamos un recopilatorio con varios artistas del propio colectivo o que nosotros proponemos. Así englobamos toda nuestra producción en un disco para que la gente identifique Intensa Music. Es la mejor forma que vemos de darle la oportunidad y que sean escuchadas personas de nuestro entorno que creemos que tienen talento. Nuestro público es amplio, de toda España y parte de México.

– Continúas pinchando en distintos puntos de Andalucía y España, además de produciendo temas para diferentes artistas. ¿Cuáles son tus proyectos?

– Hace 5 años que me consolidé por mi cuenta como empresa y produzco para muchos artistas. Ahora mismo los proyectos a los que estoy más dedicado son el disco de La Jungla y el de La Flaka (cantante trianera).

– ¿Ha muerto definitivamente el break sevillano?

– El break melódico tal y como lo conocíamos hace diez años sí. Ahora ha evolucionado hacia otros sonidos. Todo en la vida tiene su etapa. Aunque nunca pierdo la esperanza de recuperarlo. Si pueden volver los pantalones de campana, ¿por qué no lo va a hacer aquel break? Aún así, pienso que es un estilo de música que se debe mover siempre a nivel underground porque ninguna discográfica va a apostar por él.

Javier Fernández Maeso

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana