La trama de los ERE salpica al restaurante trianero Río Grande

RioGrande (2)La trama de prejubilaciones fraudulentas descubierta en numerosos expedientes de regulación de empleo (ERE) y que está siendo investigada por la juez Mercedes Alaya salpica también a Triana, teniendo a María del Carmen García, propietaria del restaurante trianero Río Grande enclavado en la calle Betis, a la persona imputada.

En este sentido, según la juez, ésta no pagó supuestamente la parte que le correspondía en el ERE promovido por Río Grande en 2005, aunque «sí pagó religiosamente» al exsindicalista Juan Lanzas unos 96.000 euros, a través de una sociedad «pantalla», por su papel en la búsqueda de financiación pública para este procedimiento.

Según el último auto realizado por la juez Alaya, recogido por Europa Press, el ERE promovido por el restaurante trianero incluyó una póliza de seguro de rentas en favor de la vecina de Sevilla María del Carmen Fontela, pese a que ella jamás había trabajado en este negocio, además de que otra trabajadora disfrutó de la prejubilación pese a que su edad superaba ya la correspondiente a la jubilación y había sido contratada sólo tres meses antes. Para ello, Alaya revela que fue Lanzas quien «obtuvo la financiación de la Junta» para el ERE, siendo el Gobierno andaluz el que asumiría la mayor parte del coste y la empresa «una pequeña parte» de la cuantía de las prejubilaciones.

En su auto, la juez Alaya resalta que la dueña de Río Grande, María del Carmen García, «no cumplió con su obligación de pago, asumida por la Junta de Andalucía, pero sí pagó religiosamente al señor Lanzas». No en vano, «en 2006 pagó a ‘Atrado Mensajería’ 96.000 euros», una de las «sociedades pantalla» señaladas por la juez en cuanto al entramado gracias al cual Lanzas y sus colaboradores ingresaban supuestamente el dinero cosechado a través de las sobrecomisiones de las pólizas de seguro de rentas.

Por último, la juez Mercedes Alaya señala en este auto que Juan Lanzas sería «responsable» de la prejubilación fraudulenta de Fontela junto al entonces comercial de Vitalia Francisco Javier González y «conocería indiciariamente» la restante prejubilación fraudulenta de este ERE.

R.T.

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana