Las calles de nuestra Feria: Jiménez Chicuelo

Chicuelo-TrianaEn la Feria de Abril no pasa de ser una de las muchas perpendiculares que atraviesan el Real y que nos llevan de una caseta a otra, pero el protagonista que hay detrás de la calle Jiménez ‘Chicuelo’ hace que el albero de Los Remedios se impregne de sabor trianero.

No en vano, Manuel Jiménez Moreno ‘Chicuelo’ (1902-1967) fue uno de los toreros más admirados de Sevilla, de España, y llevó el barrio de Triana por bandera. Heredado el apodo de su progenitor, Manuel Jiménez Vera, pero sin el apoyo de éste -falleció cuando apenas tenía cinco años- se presentó al mundo del toreo el día 24 de junio de 1917, en la pequeña población salmantina de Tejares, donde compartió cartel con Juan Luis de la Rosa y Bernardo González. Antes, con apenas diez años y gracias a la instrucción de su tío, Eduardo Borrego ‘Zocato’, estoqueó a su primer becerro en 1912, primera piedra de una trayectoria que iría en línea ascendente.

Poco a poco, su andadura torera fue a más, y el día 1 de septiembre de 1918 se anunció como matador de novillos en la plaza de toros de Zaragoza. Al año siguiente compareció por vez primera ante el severo público de Madrid, convirtiéndose en la figura cimera del escalafón novilleril, honor que mantuvo durante el resto de aquella temporada de 1919, hasta que, al término de la misma, decidió que había llegado el momento de consagrarse.

El día 28 de septiembre de 1919 en la Real Maestranza de Sevilla tomó la alternativa, donde Juan Belmonte, que hacía las veces de padrino, le cedió los trastos con los que había de muletear y estoquear a ‘Vidriero’. Manuel Belmonte García, que cerraba el cartel de aquella tarde en calidad de testigo, pudo dar fe de cómo el joven ‘Chicuelo’ se había ganado ya el cariño y la admiración de sus paisanos.
Chicuelo-Trianaa
A pesar de su toreo artístico, elegante y pinturero, en 1920 sólo se vistió de luces en Madrid en una ocasión, con motivo de su confirmación de alternativa. Fue el 18 de junio cuando ‘Chicuelo’ hizo el paseíllo acompañado por su padrino, ‘El Gallo’, quien le facultó para que diera lidia y muerte a ‘Volandero’. Le acompañaban en el cartel Juan Belmonte y Diego Mazquiarán ‘Fortuna’. Chicuelo se lució, hasta el punto de ser sacado a hombros.

No obstante, su carrera se vio desde ese momento truncada debido, en parte, a una dolencia que le llevó a caer empicado desde 1922. Debido a ésta, se convirtió en un torero irregular aunque nunca cayó en el olvido del todo. De hecho, a los anales de la Historia del Tauromaquia pasó su éxito cosechado en Madrid el día 24 de mayo de 1928, cuando enjaretó una faena memorable al toro ‘Corchaíto’.

Desde los años treinta, ‘Chicuelo’ estuvo poco presente en las plazas españolas aunque a principios de los cuarenta decidió volver a los ruedos, sin éxito. Su toreo se fue diluyendo a medida que pasaron los años hasta que el 1 de noviembre de 1951, en la plaza de toros de la localidad sevillana de Utrera, el trianero se enfundó el terno de seda y oro para cortarse la coleta. Con su adiós se puso punto final a la carrera de un maestro, considerado por muchos como uno de los paradigmas del toreo artístico, creador de la ‘Chicuelina’ o, para aquellos que dudan de su autoría, al menos difusor de ella.

CHICUELO

Un trianero ilustre, aunque criado en la Alameda -donde ahora tiene una estatua en su honor-, que ahora da nombre a una de las calles centrales del Real de la Feria.

E. A.

Fuente: wwwmcnbiografias.com

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana