Semana de luces y sombras

Semana-Santa-Triana-2De momentos dulces a los más amargos, como si de una montaña rusa se tratara, esta semana hemos estado en un sube y baja. El cielo de Sevilla ha estado durante toda la semana cubierto de un espeso manto de nubes, que a veces daban una tregua y permitían escapar algún rayo de sol. Estas nubes que empezaron siendo inofensivas, han hecho que en Triana se hayan vivido momentos de alegría y otros de amargura. Una Semana Santa que se queda a medias un año más, que se rompe a pedazos en el corazón de todos los trianeros.

Desde hace semanas se venía intuyendo la inestabilidad del tiempo en Sevilla, pero como todos los cofrades la esperanza no se pierde hasta momentos antes, la primavera es impredecible y siempre cabe la duda de que venga un viento que se lleve las negras nubes. Y eso pasó con las de vísperas en Triana, a pesar de que parecía que la lluvia iba a dejarnos sin Viernes de Dolores, la Hermandad de ‘Pasión y Muerte’ y las restantes sevillanas pudieron salir a la calle. Así Triana pudo disfrutar y comenzar con buen sabor de boca con el silencio y sobriedad de la única hermandad de negro del barrio.

Y llegó el gran día, el Domingo de Ramos hacía su entrada entre palmas, y aunque amaneció nublado, sin dudarlo las hermandades que tenían prevista su salida se echaron a la calle. Parecía que íbamos a disfrutar de una buena entrada en la Semana Santa, pero los aires traicioneros no alejaron las nubes sino que las trajeron, y a media tarde acabaron con la ilusión de muchos sevillanos, que vieron como un chaparrón obligó a las hermandades a refugiarse en los templos cercanos. Pero las esperanzas no se perdieron y, cuando casi se daba todo por perdido, de Triana llegaron las buenas noticias. La hermandad de la Estrella, tras dos prórrogas que sumaron una hora y media, se pondría en la calle, y haciendo alarde de su nombre ‘La Valiente’ salió de su capilla para cruzar el puente y saludar a Sevilla.

San Gonzalo 2013 comprim (9) (Large)Con el recuerdo de una noche alumbrada por la Estrella de San Jacinto, el Lunes Santo hizo su entrada. La búsqueda obligada era la del parte meteorológico del día. Y en el barrio León, la gente comenzaba a llegar, agolpándose en la plaza de San Gonzalo, esperando que la decisión de la hermandad fuera la de realizar Estación de Penitencia. Como aliciente, las anteriores cofradías que habían decidido salir. En breves el Hermano Mayor de San Gonzalo daría una respuesta tras una hora de prórroga, y llegó el ansiado momento, el Soberano y la Virgen de la Salud pasearían por las calles de Sevilla. Una jornada sin sobresaltos para el disfrute de todos lo sevillanos y trianeros, que llevaban tiempo esperando vivir un Lunes Santo pleno.

Los días iban pasando y los nervios iban aumentando, la madrugada del Viernes Santo estaba al llegar. En el barrio de Triana se sentía y se respiraba que pronto de Pureza saldría la Esperanza. Un Jueves Santo sin amenaza de lluvia que dio paso a ‘La Madrugá‘. El riesgo de precipitaciones parecía que sobrevolaba sobre la ciudad a medida que las horas avanzaban, pero no fue un impedimento para que todas las hermandades se pusieran en la calle. Desde Triana, con solera y compás, la hermandad de la Esperanza de Triana salió a hacer su Estación de Penitencia. Y como se preveía la lluvia hizo su entrada a primera hora de la mañana. A las 7:30 horas, las primeras gotas de agua comenzaron a caer sobre la ciudad. Las hermandades rápidamente se fueron resguardando en los lugares más cercanos, la Esperanza de Triana estaba en carrera oficial y a paso rápido se refugió en la Santa Catedral. ¿Escampará, la Esperanza volverá a su capilla o habrá que esperar? No había otra solución que esperar y enchufados a una radio los sevillanos esperaban la decisión de la Junta de Gobierno. Ésta llegó y, por el poco margen que daban de tiempo, la hermandad decidió quedarse por un día en la otra orilla del río.

Sevilla-20130322-01385Las previsiones no eran halagüeñas para este Viernes Santo, tercer año consecutivo que la Semana Santa en Triana se quedaría huérfana sin ver a la Hermandad de El Cachorro hacer su salida. La agonía de la muerte de cristo quedaría en el Patrocinio y la misma noticia llegó de la calle Castilla, la Hermandad de la O no realizaría su Estación de Penitencia. Difícil decisión para estas hermandades que actuaron con cabeza, pues a pesar de toda la ilusión tuvieron que dar la mala noticia de quedarse en sus templos a todos los hermanos y devotos que allí se encontraban. Centenares de personas se fueron acercando durante toda la tarde, colas de espera para poder ver a las imágenes titulares que con candelería encendida y flores abiertas resplandecían entre las paredes de sus Iglesias.

Y  la espera terminó, la mañana del Sábado Santo cerró la Semana Grande en Triana. No de la manera habitual ni tampoco de la esperada, pues a medio día la Hermandad de la Esperanza de Triana hizo su entrada en el barrio. Un día después de lo esperado, sin acompañamiento musical y rodeada de sevillanos que no se quisieron perder a el Stmo. Cristo del Tres Caídas y Nuestra Sra. de la Esperanza volviendo a su barrio. Una estampa única este broche final de la semana, la Esperanza en Pureza, en silencio pero con sus inconfundibles aires marineros.

Sonia Saco

 

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana