Una plaza para Salvador Dorado, el salvador del Cachorro

salvador dorado

Fue una de las figuras más importantes de la historia costalera de Sevilla. Salvador Dorado, apodado ‘El Penitente’ fue una pieza fundamental para entender la Semana Santa de Triana y de Sevilla entera tal y como hoy la conocemos. Al fin, tras un clamor popular que ha puesto de acuerdo a todos, tendrá una plaza en Triana con su nombre, muy cerquita de su querida Basílica del Patrocinio. 

Cuando hablamos de clamor popular para esta petición nos quedamos cortos. Más de 50 hermandades se han adherido a la petición de esta forma de mantener vivo su recuerdo en el callejero, entre ellas varias de nuestro arrabal como El Cachorro, La Estrella, El Rosario del Barrio León, Madre de Dios del Rosario o la Pastora de Triana. A ellos se han adherido también tertulias cofrades, bandas de música como la de Santa Ana de Dos Hermanas que acompaña a la Esperanza de Triana o portales digitales dedicados a la información cofrade.

Su historia está llena de momentos de tensión. Criado en la calle Castilla, salvó de la quema de imágenes al Cachorro durante la Guerra Civil, impidiendo a los exaltados asaltar la entonces Basílica del Patrocinio. También iba bajo el paso de palio de la Virgen de la O cuando este fue embestido por un tranvía en la calle San Jorge, aguantando el peso del paso con una fuerza sobrehumana para que sus compañeros de trabajadera pudieran salir del paso embestido. Esto le provocó una serie de lesiones que lo retirarían del mundo de ‘la gente de abajo’ para entrar a formar parte de los que guían el andar de los costaleros. Posteriormente fue contraguía de los Ariza en la O y capataz de San Gonzalo.

R.T.

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana