El emotivo adiós a Velarde y Borromeo: medio siglo de calentitos

Este domingo la masa chisporroteaba por última vez en el aceite en Velarde y Borromeo. La calentería cierra tras medio siglo.

Si decía Carlos Gardel que veinte años no es nada, no sé qué le parecerían cincuenta. Pero claro que lo son. Son mucho y dan para mucho. En la calle Leiria esta mañana había cariño, mucho cariño. Y las mismas caras sonrientes tras el mostrador, ofreciendo lo mejor que pueden dar. Velarde y Borromeo ha echado hoy la persiana por última vez por la jubilación de sus propietarios.

Manuel y Victoria recibían esta mañana con una sonrisa a los que, por última vez, venían a comprar sus calentitos de rueda y de papa, sus pollos, sus patatas y sus pavías. En el barrio esta semana no se habían ido y ya los estaban echando de menos, y no era para menos. Desde 1971 lleva esta familia dedicándose a poner alegría en las mesas de Triana. Y esta mañana los dueños se han encontrado con un emotivo homenaje a golpe de sevillana en su propio local. Te lo enseñamos en el siguiente vídeo [Sigue leyendo después del vídeo]

El negocio lo comenzaron al principio de los setenta Antonio Velarde y Soledad Borromeo, los padres de Manuel. También arrimaron el hombro los seis hermanos de Manuel, que trabajaron para continuar el legado familiar, que ha vivido sus últimos días en manos de Manuel y Victoria, que esta mañana recibían la gratitud de Triana. En el muro exterior del local luce un cartel de venta y traspaso. La preciosa persiana con la vista del puente de Triana está bajada y ya no olerá a calentitos y a aceite limpio esta semana. Eso sí, tampoco Manuel y Victoria tendrán que salir a la calle antes de que despunte al alba, algo bueno tenía que tener. Aunque Triana los echará de menos.

Eso sí, Manuel quiere que este local siga siendo un lugar lleno de vida y de alegría para los vecinos del barrio, y por eso aunque cierre se ofrece a formar a los que quieran hacerse cargo de él para que la cadena de la tradición no se rompa, sino que sume un nuevo eslabón.

Para finalizar, te dejamos con un pequeño documental que realizaron por los 50 años abiertos, en el que puedes ver cómo se trabajaba en este mítico lugar.

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Triana